La hegemonía internacional de Luis XIV

Mucho ha llovido desde mi última entrada. En el 2016, después de prepararme a conciencia mi nueva asignatura “Historia de la Baja Edad Moderna” no pude presentarme al examen. Eso sí, pude trabajar en las pruebas de evaluación continua y además de disfrutar un montón, me pusieron super buenas notas.

Así que este post y los siguientes incluirán algunas de las secciones de esos trabajos.


En 1661 murió el cardenal Gulio Mazarino, heredero político del cardenal Richelieu y personaje clave durante la minoría de edad del Rey Luis XIV. A su muerte, el rey de Francia, el rey más poderoso de Europa, decidió continuar el gobierno en solitario.

En aquel momento, el panorama europeo era estable y muy ventajoso para la monarquía francesa:

  • La sucesión de Felipe IV situaba a la monarquía española en un momento crítico y el nacimiento de su enfermizo heredero Carlos II no haría sino empeorarlo.
  • Portugal, deseoso de sacudirse el yugo español, se había convertido en aliado temporal de Francia
  • Carlos II de Inglaterra, Escocia e Irlanda, podía considerarse aliado de Luis XIV, tras su vuelta del exilio a Gran Bretaña en 1660.
  • Suecia, aliada tradicional de Francia, presionaba al Imperio, a Brandemburgo y a Polonia.
  • En el mismo corazón del Imperio, la Liga del Rin, ideada por Mazarino para aislar a los Habsburgo, fue renovada con nuevos miembros.
  • La alianza con el Imperio Otomano permitía el control de Austria por el este.

La política exterior del monarca, de carácter ofensivo, pronto trastocaría este aparente momento de paz y puede decirse, que los primeros 25 años del reinado de Luis XIV fueron el “periodo dorado” del imperialismo francés. Su objetivo era claro: reforzar la hegemonía francesa en Europa y extender el reino hacia el este y el norte.

Durante 1667-1668 la monarquía de Francia se embarcó en la Guerra de Devolución contra España. El pretexto esgrimido por Luis XIV era el incumplimiento, por parte de España, de las clausulas relativas a la dote en el matrimonio de la infanta María Teresa, hija de Felipe IV, con el propio Rey Sol. Según éste, a su esposa le corresponderían los Países Bajos y contra estos marchará sin mayor complicación.

Maria Teresa de Austria, reina consorte de Francia y de Navarra e infanta de España
Maria Teresa de Austria, reina consorte de Francia y de Navarra e infanta de España, de Diego Velázquez en el Kunsthistorisches Museum de Viena

Inglaterra, Holanda y Suecia, alarmadas por esta muestra de poderío militar, constituirán la Triple Alianza de la Haya y obligarán a Luis XIV a firmar la paz de Aquisgrán en 1668, por la que Francia ganará 12 nuevas plazas en el sur de los Países Bajos y devolverá el Franco Condado a España.

A partir de este momento, el imperialismo francés pondrá a los Países Bajos en su punto de mira:

  • El republicanismo holandés estaba en clara oposición con el absolutismo del monarca francés.
  • Existía una rivalidad económica con predominio holandés
  • Existía diferencias confesionales: calvinismo versus catolicismo.

 

Luis XIV iniciará los preparativos para la guerra con Holanda, ocupando la región de Lorena y rompiendo la Triple Alianza de la Haya para firmar posteriormente el tratado de Dover (1670) con Inglaterra y el de Estocolmo (1672) con Suecia. Finalmente, en 1672 se produce la invasión de las Provincias Unidas.

Por su lado, Holanda nombrará a Guillermo II de Orange gobernador general perpetuo y este movilizará Europa contra Francia, creándose una alianza encabezada por Austria y con participación de España y el duque de Lorena.

En 1678 se firma la Paz de Nimega, por la que Holanda conserva todos sus territorios y España pierde el Franco Condado y otros territorios menores.

Escultura de los cuatro cautivos
Los cuatro cautivos o las cuatro naciones derrotadas: España, el Sacro Imperio, Brandenburgo y Holanda. De Martin van den Bogaert y actualmente el museo de Louvre.

Comienza así un periodo de paz durante el cual se producirá una “conquista pacifica de la frontera del Rin”. Para ello, se constituyen “Cámaras de reuniones” que se basan en clausulas ambiguas en tratados anteriores para reivindicar territorios del Imperio. De esta manera, durante 1680 y 1681 se incorporará Alsacia a Francia, Montbeliar al Franco Condado, se ampliará la Lorena y se anexionará Estrasburgo y el ducado de Deux-Ponts.

Esta política promueve una nueva coalición internacional, pero el avance turco obliga al Emperador a reconocer las anexiones hechas hasta 1681 en la Tregua de Ratisbona (1684).

Ante las sucesivas agresiones con la que Luis XIV demostraba no estar dispuesto a respetar la tregua, en 1686 los soberanos europeos constituyen la Liga de Augsburgo: una alianza defensiva con organización financiera y militar propia. Tras la revocación del Edicto de Nantes y con la llegada de Guillermo II de Orange al trono inglés, este frente anti-francés se extiende hasta alcanzar a todos los antiguos aliados y clientes de Francia en Europa.

Esto no impedirá que Luis XIV invada el sur de Alemania, estallando de nuevo la guerra en 1688. Durante 9 años ésta se desarrollará en múltiples escenarios, tanto en Europa, como en América, África e India. El Palatinado será devastado, así como Worms, las tumbas imperiales de Spira y el palacio de Heidelberg.

Finalmente se firmará la paz de Ryswick en 1697, tratado no muy favorable a Luis XIV, pues deberá devolver todo lo conquistado durante el conflicto y las anexiones posteriores a 1679, exceptuando Estrasburgo y los territorios alsacianos. También habrá de reconocer a Guillermo de Orange como soberano inglés.

Es probable que esta capitulación por parte del Rey Sol se deba a dos motivos. Por un lado, el deplorable estado de las finanzas y la desestructuración interna del reino y por otro la necesidad de reconciliación con Europa ante su pretensión al trono de España. En cualquier caso, ya se detecta un claro retroceso del papel preponderante de Francia en el panorama internacional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s